lunes, 21 de mayo de 2018

Fulminado por un rayo

Empieza la semana y volvemos a la realidad de las clases y el trabajo. Estoy muy cansada. Se me junta el final del curso, ya inminente, con la semana pasada que me ha dejado de secuelas un agotamiento brutal y un catarro de esos primaveral que tanta guerra dan. Ayer me pasé la tarde en el sofá, dormitando a ratos, y viendo capítulos de Suits, y hoy estoy mejor, aunque de buena gana me quedaría en casa todo el día sin hacer nada. Pero la vuelta a la rutina no puede esperar, así que empecemos por aquí, por el blog.

Creo que este libro lo recomendó Dina hace ya un tiempo, y lo tenía en esa enorme lista de pendientes. Hace poco, una amiga me dijo que lo había leído y que no estaba mal, así que pensé que era el momento.



Título: Fulminado por un rayo
Autor: Chris Colfer
Editorial: Rocaeditorial

No sabía, no me había enterado, de que el autor de esta novela es también cantante y actor en la serie Glee y el protagonista de la película que se hizo basándose en el libro, y que también he visto; ya os lo conté aquí.

Se trata de un diario en el que Carson nos cuenta lo harto que está de su pueblo y de sus compañeros de instituto y las ganas enormes que tiene de marcharse de allí, siguiendo un plan cuidadosamente elaborado para ir a una determinada universidad y conseguir ser periodista y escritor de éxito.

El libro es un entretenimiento, uno de esos libros juveniles que no están mal por el tema que plantean, por la diferencia con lo de alrededor, pero me parece que le falta profundizar en algunas cosas. Está bien, pero me quedo con la idea de que podría ser mucho mejor.

domingo, 20 de mayo de 2018

Mi semana 20/52

Esta semana ha sido una experiencia inolvidable que pasará desde ya a formar parte de los buenos momentos en mi vida, y espero que en la de mis alumnos.



Como ya sabéis, hemos pasado estos días en Búbal, un pueblo abandonado del norte de Huesca, donde el Ministerio de Educación tiene un centro educativo en el que se realizan actividades durante todo el año. Y como os digo, a pesar de todos mis miedos, ha sido una estancia maravillosa.

Creo que os hablaré un poco más adelante de todo esto, cuando lo asiente y esté de verdad de regreso a la dura realidad del día a día.



También quería contaros que en casa se han apañado muy bien sin mí; bastante mejor que otras veces, y eso me alegra enormemente, porque ya van siendo independientes y van haciendo más cosas por su cuenta. El mayor está dedicado de lleno a sus estudios, y esta semana tenía unas pruebas en la Escuela de Idiomas. El pequeño tenía concierto y algún examen y todo ha ido más o menos bien.

Ahora, en cuanto termine estas líneas, voy a planificar los días que quedan de curso, que ya son pocos. Os lo conté el curso pasado: el día 12 y 13 de junio son fiestas en el pueblo donde trabajo, y después queda muy poco de curso y los exámenes y pruebas de recuperación. Así que, más o menos, para el 11 de junio está el curso terminado, diga lo que diga el calendario escolar, porque muchos chicos también tienen las fiestas de sus pueblos en junio y cuando no faltan dos faltan cinco. Vamos, que calculo, con generosidad, tres semanas de clase. Después, como os conté, voy a pintar la clase (quizá las dos aulas de PMAR, ya veremos) y a prepararla para el curso que viene. Estoy buscando ideas para que hagan el aula suya, pero la mayoría de lo que encuentro es muy infantil y mis chicos tienen alrededor de 16 años, así que quiero ver qué podemos hacer. Me encantaría que me dijerais si se os ocurre alguna idea.



Por hoy eso es todo. Voy a ponerme al trabajo, y a controlar los deberes y estudios del peque, y hoy creo que esa será mi labor durante todo el día.

viernes, 18 de mayo de 2018

¿Qué estamos haciendo en clase? (7)

Había empezado el trimestre con fuerzas renovadas, o al menos eso quiero creer, porque no quiero decirme a mí misma que arrastro ya el cansancio del curso y que no me apetece mucho más.



Además, he tenido que preparar clases de todo, porque el curso pasado llegué hasta donde llegué, que no fue muy lejos. Es decir, que en prácticamente todos los aspectos, ya he terminado todos mis apuntes y todo lo que tenía preparado del curso pasado (no, no tengo libros de texto) porque este año sí voy a llegar al final del temario, o casi.

Empezamos muy retrasados con la literatura, estudiando en un tema la literatura renacentista. Lo veo con ellos muy por encima, y eso que es la parte de mi materia que más me gusta, pero les interesa poco y en realidad solo quiero que les suenen los nombres y poco más, porque mis alumnos, en su mayoría, no tienen inquietudes artísticas ni van a hacer estudios superiores. Mejor dedicar las horas a redactar, leer, escribir, escuchar, preguntar... no sé, cosas más prácticas.



También hemos continuado con nuestro proyecto mensual, esta vez con bastante retraso: marzo y abril de una vez. Y esta última semana hemos empezado con mayo. Por si no lo recordáis, elegimos para cada mes un personaje, una obra artística, una musical, una película, una palabra y una obra literaria; investigan en grupos sobre todo ello y luego hacen una especie de mural con fotos y exponen ante el resto de la clase lo que han investigado. Es un proyecto corto, al que dedicamos en total tres horas en el mes, entre la investigación, el mural y la exposición oral. Pero les suenan a partir de entonces muchas cosas de las que antes no tenían ni idea.

En Geografía, estamos con la economía, algo poco apetecible para mí pero que a ellos no les disgusta. Sectores económicos y esas cosas. Lo vamos a ir viendo de manera general y van a hacer trabajos sobre ello. Me he centrado principalmente en los temas que tratan sobre las desigualdades económicas y sociales y sobre la globalización. Creo que les está interesando bastante.



En segundo, empezamos el trimestre dedicando un tiempo a escribir y redactar sus propios textos. Este trimestre toca ver los géneros literarios y es algo que me gusta bastante. Además, daremos otro repaso a la ortografía, y en historia estamos ya en la Edad Moderna, con los descubrimientos geográficos. Y han estado haciendo un trabajo sobre el arte del Renacimiento. Debo reconocer que han sacado poco en limpio. Les ha costado mucho investigar algo tan fácil como "artistas renacentistas italianos". Aunque os parezca mentira, la mayoría de las obras y autores no les suenan, y han realizado un pequeño monográfico y una presentación de su trabajo. Ahora mismo estamos haciendo un mural con este tema.

En cuarto, sin embargo, todo va según lo previsto. Siguen aprobando las pruebas los mismos tres alumnos, y no acercándose ni un poco al aprobado tres de los otros cuatro. Vamos, que está siendo un curso muy complicado, con siete alumnos y más de la mitad de ellos que no entiende, no pone nada de su parte y, sobre todo, no estudia. Y así nos va. Pero creo que a estas alturas está ya casi todo hecho.



Al volver del viaje faltará justo un mes para el final del curso. Pero ese mes es ficticio, porque en la realidad sobre el día 10 de junio en mi centro está todo hecho, ya que al día siguiente empiezan las fiestas, que los tienen una semana superdespistados y después ya solo hay tiempo para recuperaciones y poco más. Así que digamos que, al volver del viaje, quedarán unos quince días de clase, con suerte.

jueves, 17 de mayo de 2018

Nunca falta nadie

No sé ni cómo ni cuándo apareció esta escritora y este libro en mi lista de deseos lectores. Pero cuando lo vi, pensé que le iba a dar una oportunidad.



Título: Nunca falta nadie
Autora: Catherine Lacey
Editorial: Alfaguara

Se trata de la primera novela de esta escritora, que alcanzó el éxito de crítica enseguida en los Estados Unidos, considerándola una joven promesa de la literatura actual.

La protagonista es una joven que trabaja escribiendo guiones para telenovelas, está casada y su vida parece transcurrir en la monotonía. Un día decide dejarlo todo y marcharse sin más, coger un avión y huir de todo huyendo un poco de sí misma, para encontrarse quizá en otro lugar, pero de nosotros mismos no podemos escapar nunca.

Yo la he sufrido como nada. No porque me parezca que está mal escrita, sino porque la protagonista me ha parecido absolutamente insufrible, centrada en sí misma, dándole vueltas a las mismas cosas una y otra vez y sin pensar en nada más ni en nadie más. No me ha gustado nada.