Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Lunes

Hoy va a ser un gran día. Y esta será una gran semana.



¿Por qué no?

No pongáis esa cara.


Los lunes pueden ser el inicio del algo maravilloso.


Hay que lanzarse de lleno a por la semana.


Veréis como sí. Los próximos días serán fantásticos.

Esto se acaba

Después de hacernos disfrutar, sufrir,  pasarlo tan bien y tan mal (sobre todo tan mal), hoy termina.


No recuerdo, aunque supongo que la habrá, otra serie que me vaya a dejar tan huérfana como ésta, y eso que todavía no sé cómo termina.


Pero eso sí, sé que voy a sufrir. Mucho.

Formación

Otra vez toca hablar del trabajo. Lo siento, pero es que ayer llegué a casa indignada. Qué digo indignada, indignadísima.

¿Habéis visto cómo me enfado?

Os cuento.

Los profesores, por nuestra profesión, se supone que nunca debemos dejar de formarnos. Se incentiva, desde hace tiempo, que hagamos cursos de formación y grupos de trabajo, lo cual es lógico. No podemos quedarnos fuera de los avances que haya en nuestra materia o en idiomas, o en temas pedagógicos, o tecnológicos o de otro tipo.



Hay, como en todas partes, profes que pasan de todo y hacen lo mínimo, un curso de vez en cuando para cubrir el cupo y se acabó.

Y hay otros muchos, yo creo que la mayoría, que se interesan por las cosas, que intentan no quedarse atrás, y que hacen cursos y se forman con interés por aquellas cosas que quieren aprender.

Por ejemplo, os cuento mi plan para este año.

Como sabéis, llevo el Plan de fomento de la lectura. Este plan me llevará tiempo pero no necesita ningún curso ni formación.

Además, en el …

Perspectivas

Creo que este curso voy a cambiar bastante mi perspectiva de las cosas, de mi trabajo. O al menos, voy a tener una perspectiva más desde la que ver las cosas.



Y es que mi niño mayor ha entrado en el instituto, ha empezado las clases hace días, y me cuenta cosas en las que me reconozco o reconozco a mis compañeros, pero desde el punto de vista suyo, de alumno novato.

Estamos desayunando el jueves pasado y le noto nervioso. Lleva solo dos días de clase y es normal, pero hay algo que le preocupa. Él normalmente habla muy poco pero consigo que me cuente qué es lo que más le inquieta del instituto.


Su mayor preocupación era perderse. Y lo entiendo. Un sitio nuevo, mucha gente, mucho movimiento de clases, que si el taller, el aula de plástica, el gimnasio. Le dije que no se separara de los demás, que si se perdían, que se perdieran todos juntos y que no se preocupara, que los primeros días les ayudarían y entenderían si llegaban tarde.

Me voy a trabajar y, casi al final de la mañana, me ocu…

The bridge

Aparte de estar de los nervios, angustiados y esperando ver el final de Breaking bad (que a nadie se le ocurra contarme nada, que llevamos un poco de retraso con el tema), también estamos viendo esta serie en los últimos días, con calma, sin poner más de un capítulo por noche.



 Se basa en una serie nórdica, en la que el puente es el que une Malmö y Copenhague. En la versión americana, es el del El Paso, entre Estados Unidos y México, y creo que el ambiente está muy logrado.

Llevamos diez capítulos. Y nos está gustando bastante.


El nuevo

Tengo un alumno este curso que se ha trasladado desde otro pueblo.

Ha llegado nuevo y quiere marcar su territorio, hacer saber a todos que es un tipo duro.

Aunque en realidad no lo es.


Está sorprendido de que los profesores no lo expulsemos. Le resulta extraño y no lo entiende, así que intenta provocar.

Ayer, por ejemplo, levanta la mano.

- ¿Puedo ir al baño?

- Sabes que no puedes, pero en diez minutos termina la clase y te dejo ir.

- ¿Y a fumar un cigarro?

Espera risas cómplices alrededor y no las hay.

No le contesto pero no le miro con dureza.

Al poco, mete un chicle en la boca.

Le hago un gesto para que lo tire a la papelera.

Viene dando la vuelta a toda la clase.

Va a tirar el chicle y le freno.

- Tenemos la costumbre de envolver el chicle en un papel antes de tirarlo, para que no se pegue a la papelera, que luego es una guarrada.

- Ah, vale.



Da otra vuelta por toda la clase, paseando como Danny Zuko en Grease, y vuelve con el chicle en el papel.

Cinco minutos después le vuelvo a …

No digas que nunca...

O también "no escupas para arriba..."

Es algo que debemos aplicarnos todos, en todos los terrenos. Pero creo que si eres madre o padre, mucho más.

Cuando yo no lo era, o mi niño era muy pequeño, estaba totalmente en contra de la costumbre actual de los padres de preocuparse constantemente por los deberes y los estudios de sus hijos. Me voy a casa que el niño tiene mañana examen. Siempre decía que a mí no me preguntaban en casa si tenía deberes o no, cuándo tenía examen, y sabía que mi deber, mi trabajo era ése, y lo hacía sin que nadie me lo mandara.


Mi padre, que trabajaba como profesor de matemáticas en el cole donde mis hermanos y yo estudiábamos, nunca, nunca se sentó a explicarme las mates. Si alguna vez le pregunté por algo que no entendía (las matemáticas siempre se me dieron fatal) me decía que le preguntara a mi profesor en clase, que tenía que venir a casa con ello entendido, y no me podía quedar con la duda de cómo se hacía pensando que me lo iba a resolver mi pad…

Babies

Este fin de semana he tenido más tiempo y he visto este documental.



Le tenía muchas ganas desde hace mucho tiempo, creo que años. Y por fin llegó el momento en que me dejan sola, la casa para mí, un rato para disfrutar de la compañía de estos bebés.




Los bebés son bebés, más allá de las costumbres y modos de cada lugar, y precisamente en el primer año de vida es cuando más se parecen unos a otros, pero aún así, cada uno ya nace con su personalidad, con una forma de ser que le diferencia de los demás.

Marisol Spoon

Últimamente, con el inicio del curso, no tengo mucho tiempo para leer. Estamos decidiendo los libros para este curso y estoy bastante liada. Pero sí encuentro tiempo para buscar ilustraciones y pinturas bonitas por internet.



Su página, por si os gusta y queréis más.

¿Gafas o lentillas?

Hace unas semanas os planteaba mi dilema con las gafas.


Y hoy, por fin, os contaré la solución.

Fui a varios sitios a mirar ofertas de gafas, y a ver si me aconsejaban las lentillas o no.

Finalmente, me decidí a comprarme unas gafas de sol y otras de ver, las dos graduadas, y a probar unas lentillas.


Quedé en la óptica para que me pusieran las lentillas, me enseñaran cómo se hacía, las probara durante unas horas y luego volver a quitármelas.

Os aseguro que fueron unas horas muy largas.

Desde el primer momento me sentí mal con las lentillas. Me sentía muy incómoda.

Las gafas me las pongo y me las quito cien veces al día, y en verano apenas las uso, más que las de sol un rato, para conducir hasta la piscina y poco más.

Estaba deseando quitarme las lentillas, así que cuando abrieron la óptica por la tarde, allí estaba yo esperando. Me las quitaron, di las gracias y le dije que, de momento, ni loca me pongo lentillas.



Ya está, hecha la prueba. Y creo que las lentillas no son para mí... Co…

Primer día

Ayer fue el primer día del curso.



Mi primer día de clase, de presentaciones, con mis nuevos alumnos, con las caras que van a formar parte de mi día a día durante los próximos meses.

En este trabajo, en mi trabajo, no trabajas realmente codo a codo con compañeros, como en otros lugares. Un profe pasa sus horas con los alumnos y, aunque se coordine, se organice, y no sé cuántas cosas más con sus compañeros profes, un profe trabaja solo. Así que los próximos nueve meses dependen mucho de cómo te sientas con ellos.



Mis chicos de este año, los de mi tutoría, son veintidós chavalitos que tienen muy buena pinta. Entre ellos, cuatro repiten de mi tutoría del curso pasado.

Hoy conoceré al resto de mis clases, otros dos terceros y un segundo de la ESO, es decir, chicos de catorce y quince años.

Y creo que todo va a ir genial... ¿demasiado positiva? A lo mejor sí, pero ya habrá tiempo de desilusionarse...¿no?


Coderas

¿Se llevan las coderas?

Yo creo que tiene razón Anita: se lleva lo que te pongas, el asunto está en cómo lo combinas. Pero vayamos al tema: coderas.

Me encantan. No de ahora, de siempre. Mi amor por las coderas es proporcional a mi odio por las rodilleras.

No solo en jerseys; en abrigos, camisas, chaquetas, camisetas...

Para niños y grandes.

Con un poco de fieltro o tela, creo que voy a tener un DIY estupendo para estos días...



Fomento de la lectura

En todos los centros educativos existe, porque así lo manda la ley, un Plan de Fomento de la lectura.


Muchas veces no es más que un mero trámite, un plan que hay que hacer, que incluye cuatro actividades que siempre se han hecho en el colegio o instituto, un escritor que viene a dar una conferencia, los actos del día del libro...

Otras veces, en otros lugares, es un plan meditado a conciencia en el que participa toda la comunidad educativa (aquí me he pasado, toda la comunidad educativa no participa en nada, son siempre los mismos, unos cuantos voluntarios). Éste es el caso de mi instituto, en el que ya os he dicho varias veces que estoy muy contenta, porque trabajo con gente muy participativa.


Recibí a finales de agosto un guasap de mi directora.

te damos el plan de fomento de la lectura?

vale.

ok.


No hizo falta nada más.

No se trata de ningún cargo, ni tampoco de un trabajo que vaya a matarme, aunque sí supone más trabajo, y más aquí, con tropecientas actividades desde todos los depart…

El finde

Quería un fin de semana de relax antes de comenzar el curso.


No es que este verano no me haya relajado, que sí, y mucho, pero era el momento de un baño relajante, una peli, momento sofá, libro, niños por ahí, en el parque, a ser posible con su padre, tranquilidad...

Pues no, ni mucho menos.

Viernes tarde: cumpleaños.



Si está invitado el mayor, se le lleva y se le recoge, pero esta vez no; estaban invitados los dos, y además con regalito: piscina.

Prepara bañadores, ropa para cambiarse, chaquetas, vete a un lugar en el que luego no puedes salir en toda la tarde porque alrededor está la nada más absoluta y por no volver a coger el coche... Así que tarde de madres y padres. Hasta más de las diez de la noche. Y al llegar duchas de los dos, recoger toallas y bañadores...


Sábado: levántate pronto y prepara comida porque hay fiesta de despedida de la temporada de piscina con amigos. Haz tortilla, filetes empanados y un par de bizcochos, estudia con el pequeño, que trae tal cantidad de debere…

Exámenes de septiembre

Antes de empezar el nuevo curso, hay que terminar el anterior.

La vuelta al trabajo siempre es para mí, y para mis compañeros, el día en que tenemos que ver de nuevo a nuestros alumnos ( a algunos de ellos al menos) en los exámenes de septiembre.


Normalmente no vienen todos los que deberían.

Algunos saben que no van a aprobar el curso y se han resignado a repetir.

Otros  se olvidan de que tienen exámenes en septiembre (os sorprendería saber la cantidad de ellos que se olvidan).

En otros casos, por ejemplo, sus padres deciden que valen más un par de semanas en la playa o de vacaciones en el pueblo con los abuelos que fastidiarse y traer a sus hijos a hacer los exámenes que podrían salvarles el curso (también os sorprendería cuántos dicen que estaban de vacaciones y no pudieron venir...)



De los míos, el lunes vinieron la mitad, doce en total.

Bien, de esos doce, sólo tres traían en sus manos el cuaderno de vacaciones que les mandé, con una nota en la que ponía que era OBLIGATORIO traerl…