Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Soy profe

En este blog no solo hablo de mi trabajo. También os aburro con las cosas que me gustan y las que no me gustan.



Sin embargo, cuando le puse un nombre, le llamé así: prooofeee.


Y lo hice por una razón: el espacio que eso ocupa en mi vida.

No son las horas de trabajo, que, aunque muchos no lo crean, son duras.

No son las horas de corrección y de preparación, de formación y de perfeccionamiento.

Es el tiempo y espacio que ocupa en mi mente mi profesión.



Hay gente que trabaja en lo que sea y, después, cuando sale del trabajo, se olvida de todo hasta el día siguiente.



Yo me  despierto por la noche sabiendo que he soñado con alumnos o trabajos, o proyectos pendientes, y me duermo pensando en lo que tengo pensado hacer al día siguiente.

A veces es tan fuerte el enganche que tengo al trabajo, que duermo mal, descanso menos y no encuentro tiempo para otras cosas que no sean relativas al trabajo (y mis hijos, claro, porque a ellos siempre intento ponerlos por delante, aunque a veces, es duro re…

Cosas que llevo habitualmente II

Después de la edición de verano, vamos con el invierno.

Los vaqueros.



Los relojes sencillos.




Botas, botines y zapatos planos.





Las camisetas, sobre todo negras, con distintas formas, y con algún tipo de dibujo, si es divertido, mejor.



Sé que es una barbaridad lo que os voy a decir, pero el otro día, haciendo cambio de armarios, conté más de treinta camisetas negras. Se ve que es mi color...

Los jerseys, de todo tipo.


de rayas

de este estilo


con estos cuellos calentitos

sí, y también negros.
Todos éstos los tengo.


Chaquetas de punto.



Sobre todo si son grandes.

Los leotardos de colores.


 Me encanta el calorcito que dan los leotardos...

El tiempo

El paso del tiempo es taaaaaaan relativo.



Que se lo digan a mis alumnos. Hay días que las clases se les hacen eternas. Y a mí también. Y otros días en que el tiempo vuela.



Cuando eres pequeño, un día es una unidad de tiempo enorme. Cuando te decían, hoy no, mañana, mañana estaba tan lejos.

Una semana entera de colegio podía parecer eterna el lunes por la mañana.

- Cuando es sábado otra vez, mamá.

- Pero si ya es martes, si ya no queda nada.

Bueno, esto en realidad le pasa a mucha gente con su semana de trabajo...

Pero para un niño, una tarde entera es demasiado tiempo. A veces cinco minutos es demasiado tiempo.



Cuando pasan los años, el tiempo se te va haciendo cada vez más corto. Parece que los días y las semanas vuelan, que no has hecho lo que te habías propuesto, que los años se confunden unos con otros.



Por eso, últimamente, una de las cosas que más me gusta de mis alumnos más pequeños es que siempre me dicen que las clases de lengua se les pasan muy rápido. Eso, que puede ser pel…

Sudaderas

La sudadera, esa prenda que sirve para hacer ejercicio, (ya sabéis, es un calco de la palabra sweater, es decir, para sudar) se ha convertido desde el curso pasado en el uniforme de mis alumnos.


Sudaderas de todos los colores y motivos en ellos y en ellas.

Mi hijo mayor, que empieza este año su andadura en la secundaria, me pidió a finales de agosto que le comprara un par de sudaderas en vez de los típicos chándales de cada año.

En la primera semana de curso, un día me comentó:

- Mamá, toooooodo el mundo lleva sudadera, y la lleva remangada, así.

Me hizo el gesto de subir las mangas hasta más arriba del codo.

- ¿Ah, sí? ¿Las chicas también?



Se queda pensando.

- No, las chicas no. No sé por qué será, porque por la mañana hace frío, y todos los chicos van con las mangas así.

Yo llevo muchos años con adolescentes y sé de sobra por qué es, pero quise que lo descubriera por sí mismo.



Pues bien, hace unos días, mi hijo salió de casa antes que yo (solo sucede los martes). Yo estaba duchándom…

Joan Linder

Cada uno somos un mundo. Y hay cosas en las que uno nunca se fijaría y que para otros constituyen motivo de inspiración.


Me ha parecido muy diferente la obra de Joan Linder.




Uno de sus muchos proyectos es éste. Durante dos años, se ha dedicado a dibujar su fregadero, dando así una muestra de lo que ha vivido, lo que ha comido, con quien ha estado... durante todo ese tiempo.

Todas las imágenes provienen de esta página.

Y su página web.

Sellos

A finales del verano, encargué unos sellitos para mis niños. Me había olvidado de enseñarlos por aquí.

Tenía ganas de personalizar sus libros, de darle un toque especial.

Y encargué estos sellos a la Fábrica de secretos.


Éste es el paquetito que me llegó, unos días después.


Precioso envoltorio de los sellos.





Le había pedido algo sencillo y sobrio para mi hijo mayor, que ya es un hombrecito, y algo más monstruoso para el pequeño, que es muy imaginativo.



Y aquí los sellos, dentro de su envoltorio.

Me faltan fotos de cómo han quedado los sellitos en sus libros y cuadernos. Están entusiasmados, sobre todo el peque.

¿Qué os parecen? A mí, una maravilla.

Literatura universal

La palabra universal siempre me ha resultado curiosa.



Miss universo, por ejemplo. ¿Cómo puedes asegurarme que no hay alguien en la galaxia que tenga exactamente el mismo título? O en otra galaxia...



Imagina entonces una asignatura llamada así, literatura universal. Da un poquito de miedo.

Es una optativa de modalidad para el bachillerato de humanidades.

En mi instituto no ha existido nunca.



Pero este año les dije a mis chicos de Bachillerato que si la escogían, yo les daría las clases. Y entonces hubo una pequeña revolución en mi departamento. Mi jefe de departamento insistió en que no quería que salieran suficientes alumnos para esa asignatura.

- Tranqui, que la doy yo.

- Ya, pero no me apetece nada que salga.

Yo no lo entendía, porque es un beneficio para todos nosotros, y no tendría que impartirla él.



Durante el verano me llamaron del insti diciendo que había suficiente matrícula para que este año hubiera Literatura Universal en el centro.

Yo estaba feliz como una perdiz, a pesar d…

Cosas que me gustan pero no llevo nunca

Hay cosas que veo por ahí y que no me pongo porque no son mi estilo, o porque no me quedan bien. Me gustaría ponérmelas, pero, por determinadas circunstancias, no puedo, y no están en mi vida.

Están los tacones, que me gusta como quedan pero no soy capaz de andar con ellos.


Los labios rojos.


Mira que me gustan los labios rojos, que me parece que quedan genial, que los veo en otras y me encantan. Pero yo no puedo. No sé si es mi color de piel, o qué, el caso es que no me pinto los labios habitualmente, pero cuando lo hago, siempre es un gloss medio rosa o transparente, y no tengo un rojo de labios.

Las joyas grandes.


Ya dije una vez que no soy muy de joyas. Llevo siempre un par de anillos sencillos, reloj y una cadena. Hay temporadas, como ahora, por ejemplo, en que apenas uso pendientes. Quizá por eso, me gusta ver este tipo de joyas grandes, enormes collares y pendientes, pero no me veo bien con ellos. Y me encantan...

Las prendas en beige y nude.


También creo que tiene que ver con e…

Tetas

Quería contaros un par de cosas, así, sin tapujos, y ya que en estos días mes todos nos hemos acordado del cáncer de mama, y es un tema del que a nadie le gusta hablar.


Era aún una cría de 16 años cuando me encontré un bulto en un pecho.

Me llevaron al ginecólogo por primera vez en la vida y el tipo que me tocó era lo más desagradable que yo he encontrado en cuestión de médicos.

Imaginad que aquello fue un muy mal momento, sobre todo cuando el médico me dijo que no tenía sólo un bulto, sino unos cuantos. Creo que pasé dos o tres semanas llorando sin consuelo.

A los diecinueve me operaron porque uno de mis bultitos (fibroadenoma, para más información) se había puesto a crecer a lo tonto y llegaba ya a un tamaño bastante considerable. Nada maligno, nada preocupante, pero nada agradable, especialmente siendo tan joven.

Desde entonces, prevención, revisiones, pruebas, año tras año...



Encontré entonces un ginecólogo que fue una de las mejores cosas que me han pasado. Una persona excelente,…

Nubes de kétchup

Este trimestre en tercero de la ESO estamos leyendo Nubes de Kétchup.



Y está siendo un completo experimento.

Os cuento.

Suelo dedicar el verano a leer libros que pienso que pueden gustar a mis alumnos, para preparar el curso siguiente. Pero, por unas cosas u otras, tenía decidido que íbamos a leer este libro en tercero pero no lo había leído.

Podía haberlo dejado para el segundo trimestre, pero no. Se lo conté así a mis alumnos.

- No lo he leído, así que no sé si nos va a gustar o no. Lo vamos a descubrir juntos.

Les pareció bien, pero uno de ellos me preguntó, muy acertadamente:

- Entonces, ¿por qué lo has elegido?

- Porque el curso pasado leímos un libro de este autora y nos gustó mucho. Así que vamos a ver si su segunda novela merece la pena como la primera.



Lo hemos empezado hace un par de semanas, y parece que ha tenido muy buena acogida. Algunos de mis alumnos ya lo han terminado en casa. Y me han dicho lo mejor que le pueden decir a una profesora de una lectura obligatoria.

- E…