Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Today...

Hermano mayor

No me refiero al programa, que también daría mucho de qué hablar, y en el caso de que lo viera, lo haría.


Me refiero al hermano mayor que más a mano tengo. Mi hijo.

Los hermanos mayores tienden a ser más responsables porque los padres también les damos más responsabilidades.


Ya os conté que mi chico lleva a su hermano pequeño al cole desde el curso pasado.

Pone su despertador por la mañana, lo levanta, le ayuda a vestirse si el otro está perezoso; calienta la leche para el desayuno; le da sus cereales favoritos o le hace un par de tostadas; le dice cosas como "lávate bien" y "no te has lavado la cama" mientras se arreglan en el baño; y luego le coge de la mano y lo lleva al colegio, que le pilla de camino al instituto.


Hasta ahí, una labor encomiable, de la que todo el mundo a mi alrededor se sorprende mucho. Los padres me hablan constantemente de lo bueno que es el mayor y de lo responsable que es.


La otra cara de la moneda es el aprendizaje.

Ja.


Mi hijo no va sol…

La mujer que vivió un año en la cama

He estado leyendo este libro casi desde que comenzó el año. Casi ¡dos meses! No me lo puedo creer. Pero es que con el inicio del trimestre y otras muchas cosas apenas he tenido tiempo de ponerme a ello más que unos minutos cada varios días.


Y también tiene mucho que ver que la historia no haya terminado de engancharme.


Y la verdad es que la cosa empieza bien.


El día en que sus mellizos se van a la universidad, Eva se mete en la cama y decide no volver a salir de ella. Parece no encontrar razón alguna para ello.

Tiene momentos graciosos y un poquito surrealistas.


Pero luego, desgraciadamente, una historia que podría haber terminado de muchas formas diferentes y todas ellas aceptables, se cierra de una manera que a mí no me ha gustado en absoluto.

Conclusión: la historia era floja, pero si lees hasta el final, lo es más.


Disfrutando de lo pequeño

La vida se compone principalmente de pequeñas cosas, pequeños momentos que hacen que todo merezca la pena.

Algunas de las cosas pequeñas de las que disfruto a diario son:
Mi desayuno, la comida que más me gusta del día, mi café y mis tostadas de pan hecho en casa. A solas, con la casa en silencio y ante el ordenador.

Los extraños momentos en los que mis alumnos escuchan, todos, lo que estoy diciendo, lo entienden y parece que su mente de alguna manera se abre. Esto sucede muy raras veces, y en esas ocasiones lo disfruto un montón.

Las pequeñas siestas que me echo en el coche camino de casa, cuando no me toca conducir, claro, con el sol en la cara y viajando hacia el hogar después de una larga mañana.


La sonrisa de mi peque cuando le abrazo al llegar a casa.


Los abrazos del mayor. Tengo que aprovecharme, que dentro de poco se los dará a otras...

Los cafés de los viernes con amigas.

Los momentos para mí, con mis cosas, mis proyectos.


Los escasos ratos que tengo para leer.
...

Orquídea radiante

No sé si sabéis que los hombres, y especialmente si son heterosexuales, distinguen muchos menos colores que las mujeres. Es un hecho.
El otro día un compañero hablaba en el coche de que su mujer quería pintar la casa y le había descubierto que había un color llamado "blanco roto".

- ¿Cómo puede ser que haya distintos tipos de blanco? El blanco es blanco.

- Pues que sepas que el color de moda este año es el orquídea radiante.

- ¿Orquídea radiante? ¿Y eso qué es lo que es?



El color orquídea radiante. El penúltimo invento de la temporada.

Se lleva el color orquídea radiante. Suena muy bien.



Que sí, que sé perfectamente que los de Pantone le ponen nombres exóticos a los colores y luego estamos nosotros que nos los creemos.

Pero lo de orquídea radiante esta semana ha dado para muchas risas. Como la pregunta de mi compañero: ¿Pero las orquídeas no son blancas?

Me gustaría conocer a la persona que les pone esos nombres maravillosos a los colores. Tiene que tener una imaginación po…

Silencio

Adoro el silencio.


Creo que necesitas años de maduración para que te guste el silencio.

Porque si eres muy joven te gusta tener siempre la banda sonora de tu vida como fondo.



Recuerdo entrar en casa y, si no había nadie, encender la tele para que me acompañara como ruido de fondo.


Ahora me levanto pronto los fines de semana para disfrutar de una hora de silencio.

A solas con mis tostadas.


Y con las respiraciones acompasadas de mis chicos como único ruido de fondo.


Estar en silencio conmigo misma es algo parecido a la felicidad. O quizá sea la felicidad misma.

Motivar

Ya os he hablado de mi clase de segundo de la ESO de este curso. Aquella en la que teníamos a un chico nuevo, que intentaba destacar por encima de todo y al que no hacían mucho caso. Por cierto, ese chico está ya expulsado del centro por una temporada. No comento porque daría para mucho.

Pues bien, es la clase en la que más a gusto estoy, donde mejor me siento impartiendo mis clases, donde ellos son buenos, no tengo que enfadarme, ni gritar, ni nada de nada.

Pero no consigo motivarles para que hagan nada.



Y no me refiero a nada "extra", sino a lo de diario.

Os contaré una clase cualquiera.

Llego con una sonrisa, porque no puedo evitarlo. Dos o tres de ellos están asomados al pasillo esperándome, entran corriendo en clase y se sientan. Pero tienen ninguna prisa por sacar los libros.

- Buenos días.

- Bueeeenoooos diiiiías, prooofeee.

- Venga, vamos a ver esos deberes.

Caras de ¿quédeberes?, van abriendo los cuadernos y me paso por las mesas. Después de una exhaustiva búsqueda …

De Harry Potter

Me he dado cuenta hace un par de días de que nunca os he hablado aquí de Harry Potter. Y eso tenía que arreglarlo, porque soy una gran fan de la saga de J.K. Rowling, y de las películas que se hicieron de ella.



En las últimas semanas, el peque y yo hemos hecho un maratón de Harry Potter. Nos hemos visto las ocho pelis casi sin respirar.



Él era muy pequeño cuando las veíamos su hermano y yo, así que no podía verlas, o no le interesaban, y ahora le encantan. Juega con El Libro de los hechizos en la play y está loco con las historias de Harry.



Y no me extraña. Porque, por muchas veces que haya visto las películas, me siguen gustando igual.




Mi vida está cambiando

Dicen que la vida es lo que te ocurre mientras haces otros planes. Y es cierto en gran medida, pero a mí no me gusta demasiado que sea así.


En los últimos tiempos, mi vida está cambiando. Y no soy una mera observadora mientras mi vida cambia. Nooooooooooo. Estoy haciendo que cambien, poco a poco, muchas cosas de ella. Pueden parecer tonterías, menudencias, cosas pequeñas sin importancia, pero para mí no la tienen.


Quizá el mayor cambio de este año que empieza haya supuesto tener ayuda en casa. Nunca antes había tenido, y me daba miedo meter a un desconocido en mi casa, así que no lo había hecho con los niños pequeños, a pesar de tener lejos a mi familia. Y ahora, cuando parecía que lo necesitaba menos, he convencido a mi chico y puedo decir que es una gran cosa, y que no sé por qué no lo hemos hecho antes.


Además, creo que la persona elegida ha sido un acierto, porque hemos contratado a alguien que hace que mi casa esté reluciente, recogida como nunca, y hace también que yo esté tranq…

El viaje de Chihiro

Una de las películas que más vimos durante un tiempo con mi hijo mayor fue ésta.



La veía en bucle, hasta que llegué a hacerme una experta en esta historia, en los distintos planos, los diálogos...



Acabamos tan saturados que hacía años que no la veíamos.



Es una película preciosa, y el otro día la rescatamos para verla con el peque.



Chihiro viaja con su familia y, a la manera de Alicia en el país de las maravillas, pero oriental, entran en un extraño lugar.



A partir de ahí, vivirá en un misterioso mundo habitado por espíritus del que no puede salir fácilmente.



Hayao Miyakazi es el director de esta película y de otras como Mi vecino Totoro, El castillo ambulante, Ponyo en el acantilado o La princesa Mononoke.


¿La habéis visto? ¿Os gusta tanto como a nosotros?