Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Patitos

Hoy me siento así, como un pato mareado.


Pero no me digáis que no soy mono...


Aunque lo que más me gustaría es darme un bañito relajante...


Mejor si busco un sitio donde esté solo.

¡¡Al agua patos!!


Uhmmmm, qué relax...

Pero... ¿qué ocurre?


¿Qué hacen todos estos aquí?

Creo que me voy a marchar...



Y encima vienen más.



¡¡Corre!!


¿Por qué leo?

No sé por qué leo. Esa es la verdad. Supongo que la respuesta más sencilla es que me gusta, que disfruto más con la lectura que con muchas otras cosas.



Me he estado acordando estos días, por diversas circunstancias, de mis diez, doce, catorce años.

Cuando tenía esa edad, nada había en el mundo mejor que leer. Leía hasta que mi madre me obligaba a parar, hasta que, algunos días, me dolía la cabeza y tenía que dejarlo. Hora tras hora sin darme cuenta de nada de lo que ocurriera a mi alrededor.



Cada semana, además de los consejos de mi bibliotecaria, cogía de la biblioteca del cole dos libros (era el máximo) y otros dos de la de la parroquia. Pronto terminé con todos los que podían interesarme de esta última y tuve una fuente menos de lecturas. De allí leí mis primeros libros de Delibes, y unos cuentos ilustrados que recuerdo como si los tuviera delante.



Además, mi padre viajaba mucho. Cuando salía de viaje, le metía en el bolsillo del abrigo o del traje un par de títulos y autores, apun…

House of cards

Anoche, mi chico y yo terminamos la primera temporada de House of cards.



Todo el mundo hablaba muy bien de esta serie, pero a mí me daba mucha pereza, incluso empecé a ver el primer capítulo y lo dejé. ¿Política? No tenía ganas de ver más series sobre políticos.



Pero, afortunadamente, le dimos otra oportunidad.



Es una serie sobre el poder. Así sencillamente.



Y a mí me da mucho miedito. Más miedo que American Horror Story. Lo que más miedo me da es que esto se acerque a la verdadera historia americana.



Uff.

Ya os dije que ayer vimos el último capítulo de la primera temporada.



He soñado toda la noche con los personajes. Y no han sido sueños agradables...

Universos paralelos

Mi peque está enganchado a El Señor de los anillos, com lo estuvo su hermano hace tiempo, pero con la tendencia a la obsesión que le caracteriza. Tenemos las tres películas y las dos de El Hobbit puestas en modo bucle todos los fines de semana. Nos sabemos los diálogos de memoria, y él conoce a todos los personajes, con su árbol genealógico. Está enganchado a todo el mundo de Tolkien. Incluso hace unos días me preguntaba si tenía los libros, para leerlos.

No creo que esté preparado para esa lectura, pero si conocéis algún tipo de novela gráfica o historia del universo Tolkien que esté bien para él, os lo agradezco.

Y yo estoy enganchada a Juego de Tronos, la serie.

Si estáis familiarizados con los personajes de estas sagas, os gustarán estas viñetas. Si no, hoy no es vuestro post.

El señor de los anillos y Juego de tronos.

















La última me encanta.

Refuerzo positivo

Hace unos días mi querida Bettie hablaba de educación, y nombraba el refuerzo positivo como una de las claves para cambiar muchas cosas. Al menos yo la entendí así.



Os voy a contar mi experiencia al respecto. Pero no como profe, como madre.

Mi hijo mayor ha sido fácil. Un niño un poco brutote cuando era muy pequeño pero que siempre se ha dejado guiar, que ha sido sencillo de convencer.

Cuando empezó a tener conciencia de lo que estaba bien y mal, si hacía algo que era peligroso para él, o que le habíamos dicho que no hiciera, le castigábamos. Lo hacíamos igual que hacían en la guardería, sentado unos minutos en una silla, a pensar sobre lo que había hecho y a expicarnos después por qué le habíamos castigado.

No hizo falta mucho trabajo, y ya digo que no ha sido complicado. Hasta ahora, que empieza la adolescencia y necesitamos un manual de instrucciones nuevo.

El pequeño. ¡Ay!, el pequeño.

Mi hijo pequeño empezó por darse golpes con todo lo que se movía y todo lo que estaba quieto. Cu…

Una tontería

Hace un tiempo vi esto por ahí, en este blog.


Me pareció una idea tan fantástica y fácil que cogí mi Moleskine (la retomé, después de meses sin hacer nada con ella) y me decidí a hacer alguna cosilla parecida.


Así que busqué..



 y busqué...

y seguí buscando...

Y encontré cosas preciosos bordadas en papel.




Y ya me he animado a hacer alguna cosilla.

En mi lista

Hoy, día del libro, os voy a contar cuáles son los libros que pienso leer en las próximas semanas, o meses.

Soy una persona desorganizada y caótica en general, y lo soy más aún con las lecturas. Así que esta lista seguramente no se cumplirá, porque habrá un libro que se cruce en mi camino antes que muchos de estos.

Estoy leyendo este libro, recomendación de Sara M., una lectora del blog. Seguramente lo termine hoy, porque es muy cortito.



Tengo también preparado éste, pero no sé si lo leeré a continuación o esperaré un poco.


El próximo quiero que sea este libro, que me ha recomendado Amazon mil veces, dadas mis compras anteriores, y que tiene toda la pinta de que me va a gustar mucho. Ya sabéis, una de mis lecturas adolescentes. Lo tengo sobre la mesilla.


También de este estilo tengo un libro del mismo autor del libro Bajo la misma estrella: Buscando a Alaska.


Almas grises de Philippe Claudel también está en mi lista.


Además, me regalaron Tres noches de Austin Wright, y le tengo ganita…