Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar

En los últimos días me he preguntado muchas veces por qué no conocía a esta escritora, por qué nunca había leído nada suyo.



Sí, aunque no os lo creáis, estos días en Grecia he tenido tiempo de leer un poco. Especialmente en el avión, pero también en las interminables noches de vigilancia de pasillos, sentada, en el mejor de los casos, en un sillón donde podía conectarme al wifi, o, en el peor, en la moqueta de un pasillo lleno de mosquitos con dos mil grados y sin ventana a la que arrimarme.

Y, entre bronca y bronca, y mirada asesina y mirada asesina, he ido leyendo estas historias, relatos cortos, y me han gustado muchísimo.

Tiene un estilo fresco, de frases cortas, y muy directo que te llega y en ocasiones te atraviesa.





Me ha divertido mucho, aunque muchos de sus relatos no sean divertidos, pero su tono siempre lo es. Y me ha sorprendido también, así que en los próximos meses seguramente vaya a por más.

Hoy trabajo, mi último día antes de las vacaciones. A partir de mañana, os cuent…

De regreso

Ayer regresamos del viaje a Grecia. Todos sanos y salvos, aunque muy muy muy cansados.



Después de unas cuantas horas de sueño recuperado, me encuentro en plena preparación de maletas, porque mi chico mayor se va de campamento el lunes.


En los próximos días os contaré un poquito del viaje, pero os adelanto que Grecia nos ha enamorado, que estoy deseando volver desde que dejé ese maravilloso país, y que todo ha ido muy bien.

En Grecia

Esta entrada es para dar un poquito de envidia, aunque no sé yo...

Estoy por aquí...



Eso sí, con 71 chavales. Y con tres compañeros más.

Atenas, Peloponeso, islas,...




Ya os contaré cuando llegue. Estamos en contacto por instagram.

Desayuno en Tiffany's

Isthar propuso este libro para su club de lectura, y creía que no me iba a ser posible leerlo en este mes, con todo el trabajo que he tenido.



Pero he llegado. Y, si la cosa va bien, esta entrada se publicará a tiempo (estoy fuera unos días).



He llegado, a duras penas, porque es un libro muy breve, una pequeña historia.

No me ha enganchado demasiado, quizá por la personalidad de la protagonista, que no me ha resultado demasiado atractiva.



Pero tiene sus cosas buenas.


Tengo que reconocer un estilo genial, de escritor de los buenos, en este relato, de los que te muestra sin juzgar, de los que dice sin palabras, de los que hay que leer entre líneas, pero la trama no me ha interesado mucho, o será que no era el momento...

Y... bueno... ¿se puede decir esto?... Me gustó más la película.

De vacaciones

Los alumnos cogen las vacaciones mañana, día 20. Los profes tenemos que esperar hasta el 30. Pero yo trabajo hoy, jornada intensa, muy intensa, y esta noche salgo de viaje con mis alumnos.

¿Estoy ya de vacaciones?


No.

¿Trabajando?



No sé, tampoco...

Un estadio intermedio, que me produce bastante nerviosismo.



Hoy tengo clase normal, todo lo normal que puede ser mi último día del curso, celebraciones con mis chavales. Y me quedo a comer en el pueblo. Por la tarde, evaluaciones, y dejar todo el papeleo preparado porque me marcho.

Llegar a casa, cerrar la maleta, intentar dormir un rato porque salimos ¡a las cuatro de la mañana!

Y el viaje.


Ya os contaré.


A la vuelta.

Proyectos que acaban, o no

Ya os he hablado en más de una ocasión del proyecto que se lleva a cabo en mi centro con relación a la radio y al fomento de la lectura. Se trata de un programa semanal que se llama: Estírate y coge un libro. Lo hacemos aficionados, es decir, profes y alumnos, así que no se puede valorar su calidad y sí las ganas de hacerlo.

El trabajo que conlleva media hora de radio a la semana, y cada semana un libro diferente, es considerable, así que decidimos organizar un grupo de trabajo para ello. De esta manera, cada miembro del grupo se comprometía a leer unos pocos libros al año y a llevarlos a la radio de la manera que más le gustara.

Y, como ya nos vamos conociendo, sabréis que mi forma de hacerlo ha sido llevar a los alumnos a la radio.



No creo que los chavales se pongan a escuchar un programa de radio que habla de un libro así porque sí, pero si en ese programa hablan de un libro que han leído en clase, o de uno que les ha gustado especialmente, y lo hacen sus propios compañeros, pues e…

Este trabajo

En los últimos años ha cambiado mi percepción del trabajo que realizo. Un trabajo que sabéis que me gusta, que me encanta, pero que creo que se está haciendo (lo estamos haciendo), en general, mal, alejado del mundo en el que estamos.

Todos los años hago pequeños cambios para adecuarme un poco a mis alumnos, porque ellos no son como lo era yo con su edad, y esto no lo digo para mal, ni para bien, simplemente son distintos, con muchas, muchísimas cosas buenas y otras no tanto.

La principal característica de la sociedad actual es que el conocimiento, de cualquier tipo, está al alcance de cualquiera, a un click de distancia.

Pero eso no significa que nuestros chavales sepan acceder a él. Ni que les interese, ni que sepan discriminar lo que es cierto de lo que no, lo que es mera publicidad y engaño de lo que es real.

Y creo que nuestra labor ha dejado de ser enseñar a nuestros alumnos conocimientos, y ha pasado a ser, totalmente, sin lugar a dudas, enseñarles habilidades y destrezas, ense…

Deseo de ser punk

No sé exactamente dónde vi este libro, pero fue en una de las páginas que visito normalmente. Quizás alguno de vosotros me lo pueda decir.



El caso es que me llamó la atención y enseguida me hice con él.

No había leído nada de su autora, Belén Gopegui. Y estoy esperando a leer alguna obra más, pero me ha sorprendido gratamente su fuerza, y me ha resultado bastante original.

Lo he terminado en un par de días, porque es muy breve.



Me ha gustado muchísimo el estilo del libro, la forma de narrar, de adentrarse en la mente de una joven de dieciséis años.

Me ha parecido muy acertada su forma de ver el mundo, su aparente radicalismo, que es el de su edad. pero a la vez su inocencia, su deseo de que las cosas cambien pero su forma infantil de ver el mundo.

Piscina

Ayer estrenamos la temporada de piscina.


Fue un estreno un poco extraño, para lo que suele ser habitual todos los años: todo el grupo de amigos, los niños, piscina y luego cena allí mismo hasta las tantas, saboreando el verano que nos espera.


Ayer nos estrenamos solo unos pocos, ni siquiera mi chico mayor pasó por allí, porque aún le queda algún examen para terminar el curso.

No importa.

Las sombra de un árbol.


Un libro.


Los gritos a lo lejos de los niños.

El chapoteo del agua.


Ya me siento inmersa en el verano.

Si tocas la viola eres un violista

Ayer, para airearme de la corrección de tanto examen, estuvimos en un concierto. Un concierto de los alumnos de la escuela de mi hijo. No actuaba él, pero le apetecía ir y a nosotros también.

Mi niño no se movió del asiento, apenas parpadeó en hora y media. Ya sabéis, la música amansa las fieras.

Así que, siguiendo con el tema, os contaré cómo va lo de su instrumento.


Muchos ya lo habéis visto en instagram, porque su madre le graba cantando o practicando para que se vea los fallos y luego se pone en plan gallina clueca, orgullosa de su polluelo.

Le gusta, le encanta. Eso es lo principal. Lo demás es accesorio.

Pero es que, además, se le da bien, saca sonido a ese instrumento infernal casi desde el primer momento, y ha participado en todas las audiciones que se han realizado en el curso, junto con los alumnos más mayores y más experimentados.



Su profesor le ha saltado un curso, porque dice que va muy bien.

Sus palabras textuales:

- Nunca he visto juntos tanto talento y tanto carácter.

Caligrafía

Cada loco con su tema ¿no?


Y el tema de la caligrafía es recurrente en mí.


No lo puedo evitar. Es que me gusta tanto...


No sé si recordais los cuadernillos de caligrafía de Rubio. Aún existen.



Pues bien, a mí me encantaban, y, claro, basta que me gustaran, no me pedían que los hiciera, porque tenía muy buena letra.



Adoro la caligrafía artística y estoy deseando hacer un curso.


Este año lo tenía reservado, y ya pensaba que estaba en mis manos. Pero mis alumnos, con los que iba aquí al curso, empezaron a echarse atrás, porque tenían exámenes, trabajos, les pillaba en mala época... Total, que tuve que suspenderlo.

Así que tengo que esperar a otra ocasión...

Pero me apetece un montón.


Me gustan

Hay ocasiones en las que ves algo, un outfit , como se dice por ahí, que te llama mucho la atención, que te parece precioso, aunque luego no sea tu estilo.

Así que hoy os traigo algunas de esas fotos que tengo guardadas de cosas que veo por ahí y me gustan.

Esta falda me encanta. Me parece muy favorecedora, y con lo morenita que está esta chica y el top blanco, el conjunto perfecto.
Y lo que me gustan a mí unos vaqueros rotos... y así, con una camisa estilo militar, lo más.

Mi obsesión con las faldas largas no tiene límite.

Y ¿qué me decís de esta falda?

Blanco y más blanco, y los detalles de la blusa son tan sencillos y tan bonitos...

Y lo que me gusta a mí un camuflaje.