Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Una España de ficción

Ayer hablaba Bettie de que es raro encontrar libros ambientados en nuestro país. Y es cierto que es más fácil leer un libro cuyos hechos suceden en Indianápolis o San Diego, o París, que en cualquier ciudad española.

Y en los últimos tiempos veo, o tal vez sea una coincidencia en mis lecturas, que esto está cambiando. Y no me refiero a obras que simplemente nombran una ciudad española pero podrían suceder en cualquier lugar del mundo. Estoy hablando de novelas o relatos donde el lugar es un personaje más.

Hace unos años, Carlos Ruiz Zafón nos sorprendió a todos con unas novelas ambientadas en una Barcelona mítica, mágica, de cuento.



Obabakoak de Bernardo Atxaga es un claro ejemplo de escenario-protagonista.



Alfredo Gómez Cerdá ambientó su El beso de una fiera en la ciudad donde vivo. Os lo cuento porque me toca de cerca.



César Pérez Gellida y su Memento mori en Valladolid (que estoy deseando leer).



El inspector gallego Leo Caldas de Domingo Villar en Vigo y escenarios de Galicia.


Me gu…

Escuchando elefantes

Hace un tiempo, a través de Lila & Cloe, supe de la existencia de este grupo, que hace una música maravillosa.




También supe que habían estado en mi ciudad y yo me los había perdido.

Pero ya tendré más oportunidades.




Lo que sé es que me encantan.




Son tristes, con cierto sabor a tradición, y sin pretensiones. No sé, ya sabéis que no sé nada de música. Pero me tienen atrapada.

Ésta es su página, en la que podéis ver sus vídeos y escuchar su música.

El Gran Hotel Budapest

Le tenía muchas ganas a esta peli.


Pero al final, ha tenido que ser mi hijo el que ha insistido en verla.


El universo de Wes Anderson. Tan especial y tan reconocible.


Para mí esto es cine en estado puro.


Las impresiones de un chico de doce años (casi trece):

- Es muy rara, pero me gusta.

Para mí es simplemente Wes Anderson. No digo más porque soy fan.




Ah, sí, y basado en los escritos de Stefan Sweig.

Agobios vacacionales

Sabéis que me gusta agobiarme incluso de vacaciones. Y este año no iba a ser menos.

Estoy descansando mucho, leyendo mucho, tejiendo, pasando tiempo con los niños, con los amigos...

Pero he tenido esta semana unos días de nervios, de agotamiento y de no dormir.

Os cuento.


A finales de curso, el profe de instrumento de mi hijo le dijo que se apuntara a un curso de verano, que estaba bien, que le iba a divertir...

En fin, que el niño dijo que sí, le matriculamos y no lo dimos muchas vueltas hasta hace unos días.

Empieza el curso con una presentación oficial. Vamos padres y alumnos. Mi hijo es el más pequeño de todos con bastante diferencia sobre el resto. La mayoría son adolescentes y adultos.


Esa noche, la noche anterior a empezar las clases, me pongo bastante nerviosa.

- Bueno, mañana a ver qué tal el curso.

- No sé si quiero ir, mamá.

- Pero si dijiste que te apetecía...

- Ya, es que pensaba que era un campamento de verano de esos de comer en la hierba...

- ¿¿??

En fin. Madre toda un…

Buscando a Alaska

Después del último libro de John Green, tenía que repetir, así que me decidí por este, que es el primero que encontré.



Es una historia atípica, a pesar de lo que pudiera parecer.



Un chico tímido y retraído va a un internado a estudiar secundaria. Allí conocerá a una serie de compañeros que, en cierto modo, cambiarán su vida.



Es un libro curioso, original, pero no me ha entusiasmado.

Vale, lo confieso. Me ha emocionado en algunos momentos, pero en general me ha dejado bastante fría la historia de Alaska, quizá porque no he llegado a comprender bien al personaje.

Muertos de hambre

Hace un tiempo me recomendaban en un comentario este vídeo. Pero iba con esas prisas que hacen que no tengas cinco minutos para nada.

El eterno tema de las letras, los artistas, frente a las ciencias.



Es demoledor. Y como soy así,  he llorado a mares viéndolo, y quería compartirlo con vosotros.

Salir de la zona de confort

La Zona de Confort es el conjunto de creencias y acciones a las que estamos acostumbrados, y que nos resultan cómodas.


La zona de confort es ese lugar en el que todo es sencillo, en el que no arriesgas nada.

Las rutinas nos son cómodas, las rutinas dan seguridad. Hacer lo mismo, más o menos, cada día, hace que tu cerebro consiga poner a ratos el piloto automático, que no se esfuerce, que no genere ansiedades.



Salir de la zona de confort implica asumir riesgos.


Y cuesta.


He encontrado este video que creo que explica todo esto mejor de lo que pueda hacerlo yo.



Y ahora mi pregunta: ¿cómo salgo yo de mi zona de confort? No lo sé, pero lo estoy dando vueltas...

El pescado es una verdura

Así al menos es considerado por la mayoría de los habitantes de esta ciudad que habito.


No creáis que es una broma. No.

Me acordé cuando ayer, al pedir un trozo de empanada en mi tiendita de barrio, me dijo que también la tenía vegetal.

- ¿Vegetal? Esa es nueva...

Ya estaba yo pensando en berenjenas, cebollitas, pimiento, calabacín...

- Sí, hombre, la de bonito.

- Ahhh.

Y me acordé de mi bar-restaurante-terraza de todos los veranos, en la que un sandwich vegetal lleva bonito y jamón de york y en el que si pides algo para vegetarianos te ponen una ensalada llenita de bonito porque "lo verde no alimenta".


No soy vegetariana. Pero por aquí la dieta diaria de la mayoría de los ciudadanos pasa por carne dos veces al día y embutido a diario.

Y claro, no hay manera de comer algo vegetal vegetal de verdad, sin unos dados de bacon frito para decorar.



Bueno, ya sabéis que exagero, porque hay un par de restaurantes vegetarianos con una carta cuidadísima, y unos cuantos que ofrecen menú…

Maléfica

Desde que se estrenó, hace ya como un mes, tengo al peque de la casa dando guerra para ir a verla.



Pero no se nos ha dado bien lo de ir al cine estos días. Hasta ayer, que se presentó el día nublado y estuvo lloviendo a ratos.



Mi hijo mayor y sus amigos querían ver El origen del planeta de los simios y aprovechamos para ir todos al cine.



Nos gustó mucho.



Una historia muy bien contada, con acción, aventuras, amor, buenos que no son tan buenos y malos que no son tan malos. Una historia de un Disney evolucionado.



La historia de la Bella Durmiente desde otra perspectiva, más rica, con muchos más matices, más madura.

20 sagas juveniles

El verano puede ser un buen momento para engancharse a una saga. Así que he recopilado algunas de las sagas que más éxito tienen entre los jóvenes adultos de nuestro país. Algunas las conozco de primera mano y he hablado por aquí de ellas. Otras no, pero no descarto ponerme con alguna en los próximos días.

Saga Juegos del hambre.

Saga Divergente.


Saga Harry Potter.


Saga Crepúculo.


Saga Cazadores de sombras.



Saga Hush hush.



Saga Canciones para Paula.



Saga Delirium.



Saga Juntos.



Hermosas criaturas.


Eragon.


Saga Medianoche.



Saga Amor más allá del tiempo.



Saga Fallen (Oscuros)



Vampire Academy


La hermandad de la daga negra.



Legend.



Los lobos de Mercy Falls.



Maravilloso desastre.


Saga Los Inmortales.

Como veis, mucha fantasía y mucho, mucho amor.

¿Cuáles conocéis? ¿Os animáis con alguna?

Fragilidad

El viernes pasamos, como todos los días, la tarde en la piscina. Somos muy aficionados a hacer tertulia allí hasta la hora que sea, siempre que el frío no nos mande a casa.

Para los que sois de otras latitudes, os diré que aquí lo normal después de una tarde de calor y piscina es que haga viento o fresquete por la noche, y por eso vamos a la piscina armados de ropas de mangas y patas largas para cambiarnos y cazadoras o sudaderas por si...


Entrábamos por la puerta a las once y media, o un poco más, y oigo a mi hijo mayor, que ese día no había ido con nosotros, hablar por teléfono y decirme medio por señas que mi padre estaba ingresado.

Ese instante en que el corazón se te sale por la boca, que no sabes si vas o vienes y que piensas en un momento cientos, miles de cosas.


Me puse al teléfono y era él. Y de ingresado, nada. Mi padre es de esas personas que no van nunca al médico. Y había ido al hospital por una tos persistente, con fiebre, que le duraba ya unos días. Le habían puesto una…