Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Príncipe de Gales

Cuando era una niña, quizá con quince o dieciséis años, mi madre (modista) se empeñó en hacerme un traje con estampado "príncipe de Gales". Me parecía lo más horrible que una chica podía ponerse.


Ahora, muchos años después, echo de menos que mi madre me haga trajes, o esos vestidos y faldas que tanto odiaba entonces, suspirando por unos vaqueros, que ella aborrecía.



Este año parece que veo este estampado por todas partes.



Y me gusta.

Quiero un pantalón así.


Si se lo digo a mi madre, no dirá nada, pero sonreirá hacia dentro como ella sabe pensando en aquel traje que me hizo, falda corta y americana, que languidecía en el armario sin que quisiera ponérmelo nunca.

Mis tardes

Las tardes en mis sueños son...

Comer prontito, a la una si es posible, o antes. Es cuando más hambre tengo.

Dormitar en el sillón tras un silencio de ésos en que se oyen las manecillas de los relojes.

Coger un libro y leer un rato.


Salir a dar un paseo, sola, a mi aire.


Caminar por ahí sin rumbo. O mirar una tienda, hacer un recado.


Llegar a casa y dedicarme a cualquier cosa: dibujar, tejer, hacer fotos, internet...


Y cenar mientras hablamos de qué tal nos ha ido el día.


Ver una película o una serie, sin preocuparme demasiado en que mañana tengo que madrugar.


Mis tardes reales. 

Llego a casa muy tarde y casi a la hora del té.

Después, me quedo dormida en el sofá un ratito, con los dibujos de ruido de fondo, y los niños hablando alrededor.


A continuación, van los deberes (odio los deberes, ¿os lo había dicho?).

El estudio.

Más deberes.



La práctica con la música.


Las duchas.

Perdida (la película)

Aprovechando la fiesta del cine, el lunes fui con una amiga a ver Perdida.



Le había recomendado que lo leyera y le gustó mucho, así que teníamos que ver la película.



No esperaba mucho, porque el libro tiene mucha intriga, y giros argumentales, difíciles para una película.



Nos gustó, pero no nos encantó.


Es entretenida, y por momentos mantiene la intriga, pero también es malo conocer toda la historia y tenerla reciente antes de ir a ver la película.


Y mira que me gusta Ben Affleck, pero éste no era su papel...


O al menos no era el personaje que yo tenía en mente.

Biker

Siempre me han gustado estas cazadoras.

Y hace un par de temporadas me hice con una.

Lo cierto es que no soy muy original a la hora de combinarla.

Pero me gusta ver cómo lo hacen por ahí otras que son más atrevidas y estilosas.


Me gusta cómo queda bien con todo.

Y cómo es posible ir de sport y arreglada con este tipo de cazadoras.


Un baño de realidad

A propósito de lo que os comentaba el otro día sobre lo que algunos aparentan ser en las redes sociales, el viernes pensaba, mientras venía conduciendo del trabajo, que todos aparentamos, nadie cuenta toda la verdad en un blog, o en instagram, y mucho menos en Facebook o en cualquier otro medio.


Eso no quiere decir que mintamos, sino que la realidad es compleja, y a veces nada fotografiable, o poco interesante, o quizá demasiado, así que hay facetas de nuestra vida que nos guardamos para la familia, para los amigos, para otra gente, o para nosotros mismos.


Y eso que yo creo que sí os cuento muchas cosas, buenas y malas, que no pinto mi vida y lo que me pasa o me gusta de color de rosa, pero lo normal, la rutina, lo que no destaca, aquello de lo que no puedo reírme a gusto, eso no lo cuento aquí.

Bueno, no siempre.


Porque ahora, un lunes de buena mañana, toca un baño de realidad en mi trabajo, mi realidad de cada día, esa no tan agradable como la que os suelo contar. Sólo cuatro cosita…

Por parejas

Parejas icónicas del cine.



Así, de pronto se me ocurren algunas.

Ya, ya sé que faltan muchas.




Y la mezcla está saliendo un tanto extraña...


Otro día sigo con más.