viernes, 22 de septiembre de 2017

Cinder (Crónicas lunares 1)

Vi este libro en Goodreads (recomendado por Gorgowood)  y me apeteció probar, porque tenía buenas críticas.



Título: Cinder
Autora: Marissa Meyer.
Editorial: Montena.

Se trata de una saga de varios volúmenes, de los cuales hay dos publicados en castellano. Y este es el primero.

Cinder es una revisión del cuento de la Cenicienta, en un futuro distópico en el que la protagonista es una cyborg. Vale, si a mí me cuentan así el argumento no me lo habría leído ni en un millón de años. Pero la historia está muy bien, es muy entretenida, se deja leer, es interesante, está bien construida...

Se trata, como ya os he dicho, de la primera parte. En la segunda, titulada Scarlett, se revisa el cuento de Caperucita Roja. Y tiene bastante buena pinta, así que no descarto leerlo cuando esté más libre y el curso vaya rodado. Pensaba haberlo leído después del primero, porque me dejó bastante buen sabor de boca, pero lo he ido dejando y ya me apetece menos, así que no sé si lo haré.

Se trata de literatura juvenil, ligera y sin pretensiones pero está bien, así que si es lo que os apetece, este es un libro interesante.

Ahora estoy con un par de libros para clase, organizando y pensando en lo que van a leer este curso. Ayer NO tuve con una compañera la eterna disputa entre libros clásicos y libros que de verdad fomenten la lectura, y digo que no la tuve porque me callé, que es algo que no se me da mal, y por supuesto que voy a hacer lo que me dé la gana al respecto. Pero fue bastante desagradable todo lo que ella dijo, así al aire pero dirigido a mí, sobre esas lecturillas de verano que antes nunca se mandaban en el instituto sino que se las leían los chicos en su tiempo libre, porque el instituto está para otra cosa.

Vale, chicas, me he desahogado. Gracias.

jueves, 21 de septiembre de 2017

He visto 36

Estas son algunas de las películas que he visto últimamente y de las que aún no he hablado por aquí.




Título: Valerian
Director: Luc Besson.

Cara Delevigne es claramente una de las chicas que más gusta a mis hijos. Sí, con esa eterna cara de enfadada. Y creo que vimos el trailer cuando fuimos a ver Wonder Woman, así que teníamos que verla.

No es una gran película, ni mucho menos, aunque estuvo entretenida y los efectos especiales están bien. Al niño le gustó mucho, pero a mí no me convenció.




Título: La chica de rosa
Director: Howard Deutch.

Hace tiempo que me recomendaban esta película (y no miro a nadie) de los ochenta y que no entendían cómo no la había visto aún.

No sé, creo que entiendo que pueda ser una película icónica de esta época por la estética y la música pero a mí me resultó aburrida y de lo más predecible. Nada que destacar.




También hemos vuelto a ver, el peque y yo, Frozen, algo que el niño tenía ganas de revisionar y que hemos cantado los dos a voz en grito.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Quiero...

Ver esta película. Ya sabéis que adoro el libro, y por lo tanto tengo unas ganas enormes de ver qué han hecho con esta historia en la película. Unas ganas brutales. Se estrena el 1 de diciembre, así que estoy apurando a mis alumnos para que lo lean antes de esa fecha.




Leer este libro.



Paul Auster ha vuelto a escribir y, aunque tengo una historia de amor-odio con él, me encanta cómo escribe y tengo muchísimas ganas de leerme su nueva novela. No la he comprado ya porque tengo varios libros empezados y no es el mejor momento del año para mí en cuanto a trabajo. Pero sé que caerá en breve. Me he prometido bajar el volumen del montón de mi mesilla antes, pero no sé cuánto resistiré.

Ver esta serie.



Así, y sin saber nada de nada, tiene pinta de interesante. No sé si me aburrirá enseguida o no, pero me parece que puede estar bien.


Un bolso así.


Me encanta.

martes, 19 de septiembre de 2017

El día que se perdió la cordura

Hace unos días comentaba que este verano he tenido bastante suerte con los libros que he leído, porque la mayoría me han gustado mucho. No es el caso del que os traigo hoy.



Título: El día que se perdió la cordura
Autor: Javier Castillo.
Editorial: Suma de Letras.

Cuando lo estaba leyendo descubrí (me dijeron) que el autor es el marido de una blogger conocida. Ni idea de estas cosas, de las que suelo estar absolutamente despistada. Y casi mejor.

Ha sido de lo peor que he leído este verano. La historia prometía. Un thriller ambientado en varios lugares de Estados Unidos, que lleva un buen ritmo, al menos al principio, pero que no tiene ni pies ni cabeza cuando se supone que deberían resolverse las situaciones. Y lo peor no es eso; lo peor son dos cosas: lo mal escrito y lo mal documentado que está.

Mal escrito porque tiene incongruencias gramaticales, fallos en verbos que no debería tener. Si fuera un autor extranjero seguro que diríamos que qué mal traducido está, pero resulta que es un libro tal cual lo ha escrito su autor. Y no está nada bien escrito. Eso en cuanto a la forma.

En lo que se refiere al fondo, está muy muy mal documentado; mal documentado porque no se ajusta la realidad en muchas cosas, porque hace afirmaciones a la ligera, que no están basadas en nada. Pone a celebrar, por ejemplo, el día de los inocentes en EEUU el 28 de febrero, o hace afirmaciones totalmente banales e incongruentes acerca de ciertas enfermedades mentales, sin ningún tipo de investigación detrás. Se le nota esa falta de rigor en muchas cosas que (y mira que no soy nada quisquillosa con esto) me ha puesto nerviosa.

Sabéis que pocas veces hablo absolutamente mal de un libro, y que siempre intento encontrarle un lado bueno. Este libro es bastante rápido, te engancha a sus misterios y deseas saber qué hay detrás de todo el entramado. La pena es que detrás no hay nada que tenga sentido, y entonces te enfadas un poquito.

En fin, que no os lo recomiendo, pero si alguien lo quiere leer, o lo ha leído y le ha gustado, no dudéis en decírmelo.


lunes, 18 de septiembre de 2017

Vuelta a las aulas

Sí, hoy volvemos con todas las de la ley. Volvemos a las aulas, con los alumnos, los libros nuevos, los cuadernos sin estrenar.




En mi caso todo es regreso y todo es nuevo. Regreso al mismo sitio, vuelvo a dar en los mismos niveles, incluso repito con bastantes alumnos; pero también tengo un reto nuevo para este curso. Ya os iré hablando de mis chicos y de cómo me van resultando las coas.

Y por otra parte están mis hijos, que cambian de centro los dos, y de etapa y de todo, y estoy nerviosa, atacada de los nervios, porque hoy empieza para los dos una nueva etapa.




Finalmente, no sé si os lo dije, ambos irán al mismo instituto y eso me tranquiliza un poco, pero no demasiado; hoy nada me tranquiliza lo suficiente. Sin embargo os diré que el peque no ha tenido ni un minuto de intranquilidad ni de nervios, que anoche se durmió enseguida y que lo único es que no quiere empezar, que no quiere ir ni al cole ni al instituto ni a ningún sitio donde tenga que trabajar y estudiar y estar allí tantas horas.

Ha quedado con una niña del barrio, que empieza hoy también como él, e irán juntos en un rato a la presentación. A ver qué tal ve las cosas cuando salga. Crucemos los dedos.


domingo, 17 de septiembre de 2017

Esta semana 34

Esta semana hemos dado por terminado todo lo que podía oler a verano o a vacaciones, porque ya mañana todos volvemos a la dura realidad del día a día, y digo todos porque mi marido también ha estado de vacaciones y se incorpora mañana.



Esta semana el tiempo no nos ha acompañado mucho, especialmente ayer que teníamos tarde de juegos, algunos de ellos acuáticos, que por supuesto se suspendieron, porque las temperaturas rozaban los diez grados por la tarde. Aún así, hicimos la última barbacoa de la temporada, y hoy la última paella.



Esta semana he frenado tanto mi ritmo de lectura que prácticamente no he leído nada. He terminado un libro viajero y empezado otro que me han regalado, pero llevo poquísimas páginas y no encuentro el momento.



Esta semana ya he sabido qué grupos y alumnos tendré para este curso, y me he puesto a preparar más intensamente el trimestre.



Esta semana he tenido alguna decepción, algún disgustillo, pero lo he gestionado mejor de lo que esperaba de mí misma. Será que estoy madurando.



Esta semana no ha sido, finalmente, tan mala como la veía el lunes o el martes, así que creo que puedo estar contenta. Después de comer hoy descansaremos en casita los cuatro, prepararemos nuestras mentes y nuestras mochilas para empezar mañana los próximos nueve meses, que no sé cómo serán, pero prometen no aburrirnos.



viernes, 15 de septiembre de 2017

Paradero desconocido

No conocía esta historia y me apareció en Goodreads. Me pareció que podía ser interesante y después de hacerme con él lo olvidé en mi libro electrónico.

Pero este verano estuve buscando libros cortos y este era muy corto, así que me decidí a darle una oportunidad. Y ha sido una sorpresa. Una muy interesante sorpresa.



Título: Paradero desconocido
Autor: Kressman Taylor.
Editorial: RBA.

Se trata de la correspondencia entre dos amigos alemanes, uno de ellos que vive en Estados Unidos y otro que ha regresado a su país después de montar una empresa con su amigo en el país norteamericano. La época, los inicios de la Segunda Guerra Mundial.

Si no lo conocíais, dadle una oportunidad, porque será media hora de vuestro tiempo, y os va a gustar.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Cosas random

Me encantan las fotos extrañas, las que dicen más de lo que parece y también las absurdas, que en realidad no dicen nada. Y me gustan las antiguas, las de viejas estrellas de Hollywood, o cantantes y bailarines famosos, de cuando la fama era glamour, o al menos nos lo parecía.



No sé si habéis oído hablar de los Rose cakes. Me parecen unas pequeñas obras de arte, aunque no sé si comería algo así, después del trabajo que tiene que llevar.




Me parecen auténticas maravillas.

Soy poco aficionada a las infusiones, y me gustan muy pocas (casi ninguna) pero me encanta la sensación de tener en la mano la taza caliente, y la leche me sienta bastante mal, así que estoy entrando poco a poco por ellas.


Y eso es todo por hoy. Lo sé, un post muy tonto. Pero no tenía realmente nada que contar hoy.



miércoles, 13 de septiembre de 2017

El nuevo curso

Aún no hemos empezado el curso con los alumnos, pero ya estamos preparándolo, en este momento con mucho trabajo, tanto que apenas puedo pensar en otra cosa que no sea el nuevo curso, mis nuevos alumnos, nuevos proyectos, expectativas...



En este curso, como en el pasado, voy a tener de nuevo muy pocos alumnos. Es la característica de la plaza que ocupo: alumnos con dificultades de todo tipo en grupos pequeños.

Creo que este año tendré incluso algunos menos que el curso pasado, y eso hace que el trabajo de correcciones, por ejemplo, sea mucho menor, aunque es cierto que de esta forma puedo corregirles más a diario y de manera personal.



Voy a tener un grupo de segundo de la ESO de seis alumnos, durante siete horas a la semana, un grupo de tercero de la ESO de once alumnos, ocho horas a la semana, y luego un grupo de cuarto de la ESO de nueve alumnos. Este último, el de cuarto, es un grupo especial que se ha formado con mis alumnos del año pasado de tercero que no tienen muchas posibilidades de conseguir el título sin ayuda, y ahí estoy yo, con muy pocas ganas de volver a tenerlos en mis clases, pero en cierta manera obligada a volver a tenerlos para echarles una mano a ver si entre todos conseguimos que titulen.



Por lo que parece, no me voy a aburrir ni un poco.

Y en estos días estoy preparando el trimestre, organizando las actividades, los proyectos, la programación, intentando poner orden en mi caos mental para empezar el lunes con las ideas muy claras y con ganas de trabajar a tope. También con algunas decepciones, porque el inicio del curso no se nos está dando, al menos a mí, como quisiera, pero sigo buscando las ganas y la ilusión, porque los chicos se merecen que lo dé todo.



Así que ahora me voy, a una de esas aburridas reuniones de inicio de curso de las que se saca poco provecho, pero que hay que hacer, porque deberíamos coordinarnos, deberíamos trabajar todos juntos, deberíamos hacer muchas cosas que luego quedan en nada.

Por cierto, por si alguien no lo ha hecho, todos tenéis que leer esto. Porque a veces necesitamos un mantra así para continuar, o para empezar. Gracias a Toni por escribirlo.


martes, 12 de septiembre de 2017

It, el libro y la película

Creo que ya lo he comentado por aquí en alguna ocasión. Stephen King fue durante años mi escritor favorito, y leí todo lo que publicaba o había publicado en mi adolescencia y más tierna juventud. Después se me fue pasando un poco la obsesión, y no he leído, por ejemplo, sus últimos libros, pero creo que regresaré a él en breve.



Título: It
Autor: Stephen King.
Editorial: Plaza y Janés.

It es un libro de terror, y es, quizá, el libro de terror más terrorífico que yo haya leído nunca. Y no lo es solo en mis recuerdos, la primera vez que lo leí, a los trece o catorce años, sino que después, cada vez que lo he releído, ya más mayor, me ha provocado los mismos miedos y angustias.

Cuando una amiga del instituto me recomendó este libro, yo no conocía al escritor ni había oído hablar nunca de él. Lo compré y me dispuse a leerlo. Pasé unas semanas terribles, con unas ganas tremendas de seguir leyendo (nunca había leído algo que me enganchara tanto) y con mucho miedo de hacerlo.



Leía, como siempre he hecho, en la cama, y después tenía que encender todas las luces de la casa y llevar el libro lejos de mi habitación para poder dormir. No podía ir sola por la calle, y menos de noche, no podía ducharme sin poner el tapón en la bañera (algo que me duró bastantes años) y aún no puedo escuchar ruidos de cañerías sin estremecerme.

Fue, por tanto, un libro que me marcó, y que fue el inicio de una carrera desenfrenada por leer todo lo que este autor escribía.

Después vi la película, la antigua, pero fue una clara decepción. Ni siquiera se acercaba un poco al universo que había creado el señor King.

Y ahora llega esta nueva versión, y todo el mundo habla bien de ella, el libro vuelve a las estanterías de las librerías, así que decido que tengo que verla. Y voy acompañada de mi hijo mayor.



Título: It
Director: Andrés Muschietti.

Tenía nervios, y miedo. Miedo por decepcionarme, y miedo por volver a sentir todo lo que me ha hecho sentir este libro. Y fue eso, y más.

Me encantó la película, me pareció que, desde el principio, estaba hecha para los fans del libro, con muchos guiños al lector, y maravillosamente bien construida.

Para los que penséis que no os gustan las películas de miedo, esta lo es, sí, pero además es una historia que trata sobre la amistad, sobre el acoso escolar, sobre la familia, sobre los miedos que todos arrastramos a lo largo de nuestra vida y que dicen mucho de quiénes somos.



Los niños me han parecido geniales, y tan ellos, que me he reencontrado con el Bill del libro, con Mike, Ben, Stan o Eddie. Y la maravillosa Beverly.

Por supuesto que el libro es mejor, y más profundo, y no todo el libro puede aparecer en la película, pero creo que por fin esta novela tiene la versión cinematográfica que se merece.

Ah, por suerte, es la primera parte. Quiero decir, que la historia termina, sí, pero habrá una segunda parte, espero que el año que viene.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Harriet

Una grata sorpresa ha sido este libro, del que no conocía nada y que he visto en algún sitio de internet recomendado (sí, definitivamente tengo que apuntar de dónde saco las recomendaciones).



Título: Harriet
Autora: Elizabeth Jenkins.
Editorial: Alba.

Está basado en una historia real (sí, me he quedado loca cuando lo he descubierto, porque no lo sabía) y es una historia tremenda. Se trata de la reconstrucción de un caso que conmocionó a la sociedad británica en 1877 y que fue conocido como "el misterio del Penge".

Harriet es una chica de buena posición económica, elegante y adinerada, pero también tiene cierta discapacidad psíquica, la cual le permite llevar una vida normal y acorde a su posición pero dentro de unos límites. Un día, durante una visita en casa de unos parientes, conoce a un joven cazafortunas que no tiene escrúpulos en cortejarla.

A partir de ahí empieza una historia que en un principio puede parecer bastante ligera y se va convirtiendo poco a poco en otra cosa, en algo inquietante y sobrecogedor.

Me gusta especialmente que muchas situaciones se dan por hecho, que no se recrea en ellas, pero el lector puede imaginarlas perfectamente, creo que incluso mejor que si las describiera.

Ha sido una de las mejores lecturas de este verano. Una verdadera joya.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Esta semana 33

Esta semana he ido cogiendo, poco a poco, el ritmo del trabajo, a pesar de no tener todavía a los alumnos.



Esta semana hemos seguido yendo a la piscina hasta hace dos días, que empezó a hacer frío, pero no descarto volver si esta semana se pone medianamente bueno.

Esta semana ha sido muy familiar. Dejamos al peque un par de días en el pueblo con mi padre y sus primos, trajimos al sobrino mayor aquí otro par de días... y todo eso aderezado con trabajo y piscina ha tenido como resultado una casa hecha un desastre y desorganización total de comidas, compras y demás.



Esta semana ha habido un par de pequeñas cosas en el trabajo que no me han gustado y que me han quitado en parte la ilusión por empezar y por hacer cosas nuevas, pero pienso recuperarla en breve para empezar el día 18 a tope de power.

Esta semana por fin me he puesto a buscar los libros de los niños, y creo que los tengo ya casi todos encargados o en casa. La próxima semana será momento de recopilación y de dedicarnos al material escolar.



Esta semana he dormido mal, bastante mal. Aunque esa es siempre la tónica de este mes en el que tengo tantas cosas pendientes. Aunque este año los nervios se agravan con los cambios de centro y etapa de mis hijos, que me preocupan bastante.

En fin, que no ha sido una semana perfecta pero ha tenido sus cosas buenas. ¿Qué tal vosotros? ¿Cómo ha ido vuestra semana?


viernes, 8 de septiembre de 2017

Las personas y los libros viajeros

Los que pasáis habitualmente por aquí sabéis que me encanta el tema de participar en libros viajeros y que pertenezco a algunos grupos que nos entretenemos en eso, en leer un libro entre varias personas. Una especie de club de lectura pero por partes.



Hoy os quería comentar acerca de esto, y de la experiencia tan enriquecedora que está suponiendo este tema en mi vida.



El primer libro viajero en el que participé (nunca lo olvidaré, ni olvidaré ese primer libro maravilloso del que nos reímos tanto) me dio la clave. Era una grata experiencia y tenía que repetirla. Y creo que eso nos ha pasado a todas.



El segundo grupo que formamos para realizar un libro viajero ha resultado ser tan especial que ahora el libro es lo de menos. Hemos quedado varias veces y nos hemos hecho amigas de manera irrevocable.



Después organicé por mi cuenta y desde aquí un par de grupos más, dos grupos que se convirtieron enseguida en dos grupos de wasap. Tímidamente empezamos a hablar de lecturas, de nosotras mismas, y poco a poco nos hemos ido soltando y ya nos contamos cualquier cosa o compartimos un problema o una preocupación (o un tutorial de maquillaje) y siempre encontramos una ayuda o un consuelo.



Me encanta, porque las personas que hacen que esto funcione hacen que siga pensando que los seres humanos somos maravillosos, a pesar de que no lo parezca cuando uno entra en Facebook o en twitter y no ve más que insultos, malos modos y deseos de matar al otro.



Siempre lo digo: el blog, y las redes sociales en general, me han acercado a personas que de otro modo no conocería y entonces me estaría perdiendo algo fantástico.



No descarto organizar o participar en otro grupo. Sí, tanto me gusta la experiencia que no me importaría tener un quinto libro viajero en marcha. Jajaja. Puede parecer mucho, pero en realidad un libro tarda unos meses en pasar por todas, por rápidas que seamos, con lo que no es demasiado. Además, lo normal es que no me coincidan en casa dos libros viajeros a la vez, y siempre tenga tiempo para leer otras cosas.




jueves, 7 de septiembre de 2017

Últimos coletazos del verano

Estamos aprovechando estos días los últimos rayos del sol de un verano que se acaba.



Como, por suerte, está haciendo bueno, estamos yendo a la piscina a primera hora de la tarde para aprovechar el sol y el agua mientras se pueda; estamos pasando tiempo con los amigos antes del encierro que supone el curso escolar, en el que te instalas en una rutina de la que es más difícil escapar; estamos aprovechando cada momento antes del regreso a las aulas de todos.



Mi sobrino está también pasando un par de días con nosotros, un par de días que saben a poco pero que son mejor que nada. Nos encanta tenerlo en casa. Para mí es un poco la nostalgia de mis veranos de infancia, con mis abuelos y todos mis primos, las bicicletas, los baños, los juegos... Verles juntos me llena el corazón.



También nos quedan las fiestas en el pueblo de mis suegros, una o dos visitas más al de mi padre, un par de visitas más de los amigos del peque a dormir...



En unos días volvemos a las prisas, a los horarios programados, a los exámenes, al estudio, a las horas que no dan de sí... Y, aunque ya estamos con los preparativos, me gustaría exprimir un poquito más este verano que ya se termina.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

La librería

Llegué a este libro a través de una recomendación de instagram y, además, con ese título y esa portada me apetecía un montón leerlo.



Título: La librería.
Autora: Penelope Fitzgerald.
Editorial: Impedimenta.


Los libros que tratan sobre libros, lectores, bibliotecas y librerías siempre me llaman la atención, aunque no siempre resultan como uno esperaba. En este caso sí, el libro me ha gustado mucho, aunque no es exactamente lo que parece.

Una mujer viuda que vive en un pueblo apartado de la costa inglesa decide abrir una librería, algo que no existe en su pueblo. Además, se da la circunstancia de que ella había trabajado hace años en una gran librería de Londres, así que conoce el negocio. Pero las cosas no van a ser fáciles para ella, sobre todo porque tendrá que vérselas con sus vecinos y porque su única ayuda será una niña de diez años que ejerce de ayudante en la librería.

Las cosas son muy complicadas en el negocio, en un lugar apartado del mundo y en el que tiene que plegarse a los deseos de distribuidores y clientes, y todo lo que va haciendo para intentar que salga a flote resulta extraño en una comunidad muy cerrada y con pocas ganas de variar sus costumbres.

Lo más destacado de este texto es lo que no se dice, las ironías, las falsedades, la moral, la censura y la autocensura a la que a veces nos sometemos...

Como os digo, es una lectura sutil, llena de matices, muy inglesa en todos los aspectos. Y muy recomendable.


martes, 5 de septiembre de 2017

Ganas de viajar

Sí, llego del verano con ganas de viajar. Quizá porque el pequeño viaje de vacaciones me ha sabido a poco; quizá porque me ha gustado mucho; quizá porque tengo siempre miles de viajes en la cabeza que aún no he podido hacer; o quizá porque he visto en las redes sociales los viajes de otros y me han dado envidia.



Y no pienso que esa envidia sea mala. Me encanta ver a la gente divertirse y disfrutar, y más si es gente que me importa, gente a la que quiero o gente que simplemente me cae bien. Me gusta ver los viajes de otros y pensar en si me gustaría o no hacer ese viaje. Aunque vayas al mismo sitio que otro y visites los mismos lugares, cada viaje es diferente.



Porque existen experiencias para todos los gustos, y no todos valemos para todo. Por ejemplo, no pagaría por ir a una isla paradisiaca a tumbarme al sol vuelta y vuelta. Ni tampoco por hacer senderismo por los Dolomitas. Y sin embargo me encanta ver gente que lo hace. Será que soy un poco rara...


Me encanta que la gente me cuente dónde ha ido y qué le ha gustado del lugar. Y esta es la mejor época del año para escuchar anécdotas de lugares remotos y experiencias que no conoces o no has vivido.


El caso es que estoy planeando varios viajes, escapadas, o vacaciones, llamadlo como queráis. Y con eso me consuelo.

Por un lado, tengo una quedada con amigas en noviembre, a un destino bastante apetecible, y ya tengo la mirada puesta en esas fechas.

Por otra parte, quiero ir a un balneario en plan familiar, y ya lo tenemos pagado. Lo único que nos falta es encontrar lugar y fecha. Se aceptan sugerencias.

Y por último, de momento, estoy ya pensando en el próximo verano. Sí, ya. Porque me han dicho que es mejor hacer las cosas con tiempo y me lo estoy tomando al pie de la letra.



¿A alguien más le pasa? ¿Alguno por aquí pensando en una próxima escapada? ¿O estamos todos con el estrés de la vuelta al cole?